Translate

domingo, 9 de agosto de 2015

La limpieza, base de una buena gestión municipal

Aunque la gestión de la anterior alcaldesa dejó mucho que desear desde el comienzo, es cierto que su declive total fue evidente tras la huelga de Barrenderos en octubre del 2013.
Ante la prepotencia de la derecha española ninguno de los políticos del ayuntamiento se dio cuenta que lo principal que ve un ciudadano al salir de casa es el estado de la calle. La suciedad aún todavía evidente de los barrios más deprimidos de Madrid es intolerable, más aún cuando se percibe el aumento de impuestos, incluso sobre las basuras. Aún sabiendo que limpieza y basura son dos servicios independientes, la ciudadanía los percibe por igual.
Por ello es muy importante poner luz en estas cuestiones y dar prioridad a un servicio que funcione mejor de lo que las empresas en toda su gestión han podido realizar.
He trabajado veinte años limpiando la ciudad de Madrid, cuatro en un comité de empresa y he visto desde que la empresa negocie con el sindicato a espaldas del comité a que el jefe de zona invite a comer a ciertos concejales de zona para evitar multas o conseguir algunas informaciones.
Pero hablando de otra cosa, he visto como faltando personal nos hemos tenido que quedar para que el inspector nos contara y así no faltara nadie del nuevo turno.
Ahora con los nuevos pliegos no hace falta tener cierto personal sino que el servicio funcione, vamos unos pliegos redactados plenamente por la patronal al ayuntamiento, incluso los plazos.
Todo ello y al final la complicidad o la falta de realidad de los sindicatos hicieron posible un ERTE y el despido o no subrogación de 500 trabajadores.
Este equipo de gobierno actual debería hablar con diferentes actores, sindicatos, empresas, pero también con Ex trabajadores del sector. Todavía hay decenas de dramas familiares debido a la falta de sensibilidad de la Ex alcaldesa. Manuela Carmena no debe cometer el mismo error.