Translate

jueves, 15 de mayo de 2014

Azúcar la droga universal que nos hace más estúpidos y gordos

Todos pensamos que el azúcar sobre todo la blanca, la refinada es un alimento más, de hecho la consumimos sin problemas y nadie ha dicho que sea perjudicial, sino sólo para los que son diabéticos.
Pero hay algo que no sabemos en general del azúcar. Cada vez hay más evidencias de que produce adicción, ¿es posible que pueda considerarse una droga?. Hay elementos suficientes para considerar que si. Su fórmula químicas es muy similar a la del Clorhidrato de cocaína. Y funciona de forma similar en los receptores de placer del cerebro. Cada vez hay más artículos relacionados al respecto. El azúcar es más adictiva que la cocaína. 

La auténtica culpable de la obesidad es el azúcar no la grasa, sus calorías huecas tal como la fructosa o el jarabe de maíz de alta fructosa que se usa en miles de productos elaborados provocan que este exceso de calorías el hígado las transforme diréctamente en grasas.
Robert Lusting pediatra endocrino de la Universidad de California ha elaborado un informe que nos lleva a considerar que el azúcar es tan perjudicial para la salud como el tabaco, y por lo tanto debería tener las mismas restricciones que el mismo.
Otro gran problema añadido es que sabiendo su poder adictivo, las grandes empresas transnacionales de alimentación y otras más locales han incorporado a casi todos sus productos alguna cantidad de azúcar, nos dicen que por hacer el sabor más agradable, pero está claro que no es así. Una lata de Coca-Cola puede tener 9 cucharadas de azúcar. El pan, las verduras congeladas, mire la etiqueta, aunque no se fíe, hay azúcar en casi todo alimento procesado.
No sólo el pan de esta marca lleva azúcar, todos suelen llevarla

La fructosa, el azúcar refinada crean resistencia a la insulina, crea peróxido de hidrógeno en las células tal como el alcohol y las daña. Es el principal alimento de las células cancerígenas. La fructosa natural la de las frutas viene con algo muy importante, la fibra de las mismas que mitiga los efectos negativos, ayuda hacer más lenta la absorción en el hígado, dándole la posibilidad de adecuarse.
Nos han contado que el cerebro necesita AZÚCAR, es otra milonga de la industria azucarera, lo que necesita el cerebro es glucosa, el hígado convierte la glucosa en glucógeno que es pura energía, pero el azúcar y la fructosa la metaboliza en grasa, causando obesidad, acumulando grasa en el mismo y llevándonos a esta enfermedad metabólica crónica que es la diabetes.
Os dejamos la conferencia de este científico americano sobre el azúcar, pero si miráis por la red os encontraréis cientos de estudios sobre el tema.
Es muy importante el concienciarnos de este problema y como lo utilizan las grandes empresas de alimentación para crear adictos a sus productos, pero además es digno de señalar que el uso de esta sustancia, el azúcar nos hace más tontos y estúpidos, según nuevos estudios lo demuestran.
¿Que intereses existe para utilizar este aditivo tan adictivo en todos los alimentos procesados? ¿Voluntad empresarial o incluso política? Suena a conspiración, no lo sabemos, sólo que es una realidad y debemos tenerla en cuanta. Hay alternativas, sirope de ágave, azucar integral de caña(la auténtica no la "coloreada" del supermercado) y la gran desconocida Estevia (pero cuidado, Truvia sólo lleva el 1% de Esteviosidos, el otro edulcorante es un alcohol perjudicial).


miércoles, 16 de abril de 2014

La salud en manos sucias

Estoy pensando que la salud se ha convertido en puro negocio. Estamos en manos de enormes holdings farmacéuticos que sólo están investigando para paliar sintomas sin curar enfermedades, porque el verdadero negocio está en cronificar y fabricar nuevas enfermedades que no existen. Y todo ello con campañas de marketing millonarias.
El colesterol no es una enfermedad, es un factor de riesgo e inmensas campañas lo han convertido en el enemigo número uno, el problema está en la alimentación y en el añadido de grasas poco saludables a sabiendas que pueden producir efectos mortales en la población. Empresas multinacionales tienen el control de esa producción masiva e insana de alimentos que sólo nos perjudican. Si no, ¿Por qué cada vez hay más alergias y cáncer?
Además las farmacéuticas esconden o manipulan los beneficios de plantas que si que curan o patentan principios activos artificiales de esas plantas quitando toda propiedad curativa, para hacer medicamentos que sólo quitan síntomas. En connivencia con estados y la oscura imagen de la OMS (la que propagó el miedo por la gripe A) prohíben el cultivo y venta de plantas con demostradas propiedades, ocultan sus beneficios para poder controlar todo el mercado con sus productos.
Estamos en manos de inhumanos que sólo ven beneficios económicos y les importa un carajo nuestra salud.
Pagan ingentes cantidades en inculcar dogmas en nuestros médicos para luego intoxicar con sus medicinas, no curar nuestras enfermedades que ellos mismos provocan fabricando los pesticidas que campan por nuestros huertos. Patentan semillas que no dan semillas y pesticidas que nos envenenan.
Reflexionemos. La salud en sus manos es una muerte larga y en agonía.
El aspartamo por mucho que nos digan es veneno, esta en 8000 productos con el código E-951 y en algunos países lo han prohibido, Japón entre ellos. Allí la Coca-Cola lo ha sustituido por otros edulcorantes.
Nos preguntaremos que podemos comer. Hoy en día hay mucha oferta, la comida sana es más cara, si. Pero nuestra salud es lo que importa.

Aquellas palabras locas

Cada día veo que estamos más adentro de esta vorágine informativa que nos desinforma. Que estamos sumidos en un mundo tan material que ahoga los pequeños posos que el espíritu trata de arrastrar hacia nuestra conciencia. No dedicamos un sólo instante a preguntarnos que hacemos y por qué. Ni siquiera sabemos que objetivo estamos cumpliendo en la mayoría de los casos. ¿Cuanta gente está sumida en una vida que siente que no le corresponde? 
No hablo del poco interés de muchos por su trabajo, es tan sólo un trabajo. Hablo de lo que profundamente piensa cada vez más gente, del desinterés por la vida. Han creado un gran sistema desmoralizador al servicio de unos pocos y está funcionando.
El desinterés por quien nos gobierna, la apolitización social está permitiendo que su sistema funcione, lo han conseguido. A base de desilusión y de prácticas antidemocráticas. Pasándose los derechos por el forro (con perdón) y destruyendo todo atisbo de resistencia a base de pelotas de goma y miedo, mucho miedo.
En una sociedad que prevalece únicamente lo mundano, lo material, el maldito (o bendito) dinero que todo lo que toca en el fondo lo destruye. En una sociedad impersonal, donde las personas sólo son consumidores o semiesclavos de unos empresarios sin escrúpulos y unos políticos asociales, sin empatía y sin otra meta que "trabajar" en las empresas que primero han beneficiado, por interés personal. En una sociedad atemorizada, amargada, sin recursos, con los derechos pisoteados, sin una auténtica democracia que decida por si sola su futuro, esta sociedad está abocada al colapso si no cambia de una vez por todas.
No quiero añadir más pesimismo, por lo que aún pienso que podemos ser capaces de movernos con las ideas y las palabras hacia un futuro mejor, pero debemos tener en cuenta que inmensos capitales y servicios están en disposición de luchar con uñas y dientes en contra de nuestros intereses, deberemos poner igual ímpetu en esa lucha si queremos vencer este mal que nos aqueja: la inmensa mayoría de los políticos. Una casta alejada y ajena del público en general.
Nadie decidió por referendum si queríamos estar en la OTAN, o en Europa, o si queríamos el Euro. Nadie nos dejó decidir y ahora pretenden convencernos que es lo mejor. ¿Para quien? 
Aún no podemos decidir por nuestro futuro. Nadie nos pide opinión para promulgar leyes que facilitan los despidos de miles de trabajadores, que están empobreciendo a pasos agigantados un gran país antaño. Nuestro voto puede cambiar las cosas y hay más alternativas. Si antes no nos ha ido bien, ¿que es lo que va a cambiar votando a los mismos?
El cambio empieza por uno mismo. Después habrá que seguir luchando.