Translate

viernes, 8 de febrero de 2013

Cómplices de nuestra enfermedad

En el último siglo la esperanza de vida se ha duplicado al menos en los paises del mal llamado primer mundo. Suponemos y bien, por el avance de la medicina, de las pruebas de diagnostico y por cierta prevención.
De lo que no nos hemos dado cuenta es de como nos han bajado el umbral de tolerancia al malestar o enfermedad. Lo que antes era un simple dolor de cabeza, y sólo precisaba de un poco de reposo, o de vahos de eucaliptus, si era debido a congestión nasal. Ahora tomamos sin pensarlo un comprimido analgésico, sin saber en realidad las consecuencias que pueda tener. Y son muchas. La mayoría de las muertes por medicamentos son por Aspirina.
Este es un artículo muy interesante de como en EEUU mueren unas 15000 personas por analgésicos, eso si derivados del opio.
La medicalización de la sociedad, incluso de la sociedad sana.
 Es la utopía de todo laboratorio, y lo están consiguiendo. No hace falta que sean medicamentos propiamente dicho, sino con cosméticos que prometen eterna juventud, o suplementos nutricionales, como vitaminas y otras sustancias para estar mejor de lo que estamos, y, una cosa, lo tomamos, estando perfectamente de salud. ¿No os parece rídiculo?
Desde hace años se han inventado, o quizás renombrado como enfermedades o síndromes, actitudes o comportamientos naturales. Como la hiperactividad, el síndrome de déficit de atención. Yo estoy seguro que de pequeño tuve algo de eso, como todos los niños cuando me quedaba en casa, no paraba.(Ahora los niños apenas salen a la calle). Y cuando no me interesaba algo, no atendía....asi de simple, y nunca tuve ninguna enfermedad, ni antes ni ahora, al menos no soy consciente, y quizás por ello no la padezco.
La mente es muy poderosa, puede crear y curar enfermedades. El efecto "placebo" y "nocebo", están más que estudiados. Cuando se nos dice por parte de la persona en la que más confiamos en salud, el doctor, que padecemos algún tipo de enfermedad, nuestra mente inmediatamente configura un cuadro con los síntomas y en muchos casos puede degenerar en dicha enfermedad.
Somos cómplices en cierta medida de nuestra salud, el estres, este materialismo exacerbado que no nos deja tiempo para la introspección, este hedonismo en el cual no podemos dejar de estar saludables ni un segundo, hacen que recurramos cada vez más a remedios que en muchos casos sólo van a quitarnos los síntomas dejando la enfermedad oculta.
Si algo nos sienta mal, no podemos tomar Primperan para no vomitar, cuando el cuerpo mismo esta expulsando con el vómito el tóxico.
Cuando estamos resfriados, no debíamos tomar ningún antigripal, ya que van a evitar la primera defensa del cuerpo contra virus y bacterias,la fiebre. Van a evitar la expulsión de mocos, donde el propio cuerpo está echando fuera de el los "invasores". Si logramos no confundir síntomas y malestar con enfermedad, nos durará cuatro días, sino varias semanas. Pero eso si hemos llenado un poco más la hucha de los laboratorios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta tus impresiones sobre este post.....