Translate

sábado, 28 de abril de 2012

La democracia abocada a su reinvención


Estamos en un sistema establecido por las circunstancias. Los partidos políticos no han evolucionado mucho tras la transición. No hay nuevas formulas más democráticas, que sustenten el poder del pueblo y todo se reduce a votar cada cuatro años.
Esta instauración de este sistema ha creado un mal endémico que esta corrupto y no mira objetivamente hacia el bien de la sociedad, se ha instaurado un sistema que sólo mira por los intereses de los partidos y da de lado el bienestar de sus votantes.
Se gastan inmensas sumas en convencer a la sociedad de sus parabienes, ese dinero está financiado por los bancos que tienen a los partidos bajo su yugo, y por lo tanto la consabida crisis bancaria de hoy nos afecta tanto. Pues es imposible que los mismos partidos hagan algo en contra de ellos, por el bien social.
No obstante hay formulas para hacer cambiar este sistema, y aunque se promulguen leyes en contra de incluso la manifestación de la ciudadanía, la insumisión hacia dichas leyes, sobre todo la gran masa que hoy por hoy no tiene nada que perder en un futuro no muy lejano se convertirá en la punta de lanza que abrirá paso a la gran revolución social a la que estamos expuestos.
La masa crítica, de la que hablo está a punto de explotar, por lo que como este gobierno actual vive en otro “mundo”, va a dejar que ello sea posible y vamos a ser testigos de esa gran explosión de la gran primavera española, o porque no del triste invierno español.
¿Si el sistema actual no funciona y hay razones para saber que no vamos por buen camino, por qué aun así seguimos perjudicando a la ciudadanía que son los únicos en su conjunto que nos pueden sacar del abismo?
¿Por qué se sigue beneficiando a unos pocos, y perjudicando a la mayoría, sabiendo que la mayoría hoy en día es más poderosa, que hace apenas una década?
Los partidos políticos actuales no han evolucionado, tan rápido como la sociedad, eso les convierte en antediluvianos, con ideas que fracasan una detrás de otra. El parabién de unos pocos significa la revolución de las masas, pero como están instalados en su “país imaginario”, no son conscientes de ello. Aunque si es constatable el miedo que tienen a la prole, pues empiezan a actuar creando leyes incluso en contra del derecho constitucional de agruparse y manifestarse. 
Tanto es así que las mismas instituciones laborales, sindicatos, patronales, tampoco se quedan atras en su obsoleta constitución. No van más allá de sus objetivos principales, no dándose cuenta de que hoy el interes laboral alcanza mas allá del puro trabajador y su trabajo, convirtiéndose en algo mas sociabilizado y mayoritario, como son los derechos fundamentales de todo español.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta tus impresiones sobre este post.....