Translate

sábado, 28 de abril de 2012

La democracia abocada a su reinvención


Estamos en un sistema establecido por las circunstancias. Los partidos políticos no han evolucionado mucho tras la transición. No hay nuevas formulas más democráticas, que sustenten el poder del pueblo y todo se reduce a votar cada cuatro años.
Esta instauración de este sistema ha creado un mal endémico que esta corrupto y no mira objetivamente hacia el bien de la sociedad, se ha instaurado un sistema que sólo mira por los intereses de los partidos y da de lado el bienestar de sus votantes.
Se gastan inmensas sumas en convencer a la sociedad de sus parabienes, ese dinero está financiado por los bancos que tienen a los partidos bajo su yugo, y por lo tanto la consabida crisis bancaria de hoy nos afecta tanto. Pues es imposible que los mismos partidos hagan algo en contra de ellos, por el bien social.
No obstante hay formulas para hacer cambiar este sistema, y aunque se promulguen leyes en contra de incluso la manifestación de la ciudadanía, la insumisión hacia dichas leyes, sobre todo la gran masa que hoy por hoy no tiene nada que perder en un futuro no muy lejano se convertirá en la punta de lanza que abrirá paso a la gran revolución social a la que estamos expuestos.
La masa crítica, de la que hablo está a punto de explotar, por lo que como este gobierno actual vive en otro “mundo”, va a dejar que ello sea posible y vamos a ser testigos de esa gran explosión de la gran primavera española, o porque no del triste invierno español.
¿Si el sistema actual no funciona y hay razones para saber que no vamos por buen camino, por qué aun así seguimos perjudicando a la ciudadanía que son los únicos en su conjunto que nos pueden sacar del abismo?
¿Por qué se sigue beneficiando a unos pocos, y perjudicando a la mayoría, sabiendo que la mayoría hoy en día es más poderosa, que hace apenas una década?
Los partidos políticos actuales no han evolucionado, tan rápido como la sociedad, eso les convierte en antediluvianos, con ideas que fracasan una detrás de otra. El parabién de unos pocos significa la revolución de las masas, pero como están instalados en su “país imaginario”, no son conscientes de ello. Aunque si es constatable el miedo que tienen a la prole, pues empiezan a actuar creando leyes incluso en contra del derecho constitucional de agruparse y manifestarse. 
Tanto es así que las mismas instituciones laborales, sindicatos, patronales, tampoco se quedan atras en su obsoleta constitución. No van más allá de sus objetivos principales, no dándose cuenta de que hoy el interes laboral alcanza mas allá del puro trabajador y su trabajo, convirtiéndose en algo mas sociabilizado y mayoritario, como son los derechos fundamentales de todo español.



Hazte seguidor, si te gusta lo que lees y lo compartes.


Una de las mejores formas de saber que lo que tengo en mente interesa es que vosotros, los lectores deis señales de vida. La única forma de saberlo es haciéndoos seguidores del blog, exclusivamente porque esto animara a otros lectores a seguirlo.
Con lo cual, si os interesa y lo veis oportuno, pensáis lo mismo o creéis conveniente que los demás lo lean, os pido que os hagáis seguidores o comentéis los artículos.
Muchas gracias por vuestra colaboración. 

¿Es posible enfrentarse la dictadura de los mercados?




Aunque suela presentarse como imposible, sí existe
margen de maniobra para gestionar la salida de
esta crisis sin subordinarse a los intereses de los
poderes financieros (los «mercados»). Pero para
hacerlo, sería necesario desobedecer algunas de
las restricciones impuestas en el seno de la UE (el
Pacto de Estabilidad y Crecimiento y el Pacto del
Euro). Esta desobediencia, según se explica en la
pregunta anterior, no implica necesariamente una
salida automática de la moneda común. Pero lo
que sí es imprescindible, si de lo que se trata es de
gestionar la salida de la crisis de una forma democrática
y social, es comenzar por recuperar cierto
grado de la soberanía que ha sido usurpada a la
ciudadanía europea en las últimas décadas.
En primer lugar, es prioritario recuperar la centralidad
de la política en cuanto a las decisiones
económicas se refiere: hay que garantizar que la
gestión económica de nuestros recursos se lleva a
cabo mediante procedimientos democráticos. No
es posible poner en pie otra forma de gestionar la
crisis si previamente no se enfrenta la llamada «dictadura
de los mercados». Para ello necesitamos unas
instituciones estatales y europeas verdaderamente
democráticas y con firme vocación por gobernar
al servicio de la mayoría social, en lugar de a favor
de los bancos y demás inversores financieros. Los
elementos básicos de la hoja de ruta para salir de la
crisis han de ser apoyados por la población. El caso
de dotar de rango constitucional un tope máximo
al déficit público es un caso extremo. Los partidos
políticos no pueden aprobar medidas que afectan
seriamente a las condiciones de vida presentes y
futuras de la población, pero que no formaban
parte del programa de gobierno que la ciudadanía
tuvo la posibilidad de votar. Ante estos casos, hay
que exigir que se organicen consultas vinculantes
que aseguren que la población respalda las medidas
en cuestión. Países como Islandia demuestran
que reclamar el derecho a decidir sobre cuestiones
económicas fundamentales es factible.
La otra condición necesaria para librarnos de
la autoridad ilegítima de los poderes financieros
es dotar a los estados de mecanismos de financia79
ción que no les hagan depender de los inversores
privados. Según hemos analizado en las preguntas
V y VII, el Estado podría movilizar una cantidad
ingente de recursos; el problema es que en los últimos
años ha ido renunciando a esa capacidad.
Esta renuncia ha tomado la forma de concesiones
a los grupos de población más favorecidos —que
han visto cómo se reducían notablemente los impuestos
que pagaban— y a los bancos —que se
enriquecen enormemente financiando a los estados
gracias a unos recursos que una institución pública
(el BCE) les facilita. Recuperar una política fiscal
potente y progresiva, que grave más a las rentas
del capital (que en nuestro país soportan muchos
menos impuestos que las del trabajo), acompañada
de una lucha decidida y eficaz contra el fraude y
los paraísos fiscales, incrementaría sustancialmente
los recursos a disposición del Estado. Con ello, se
reduciría su necesidad de endeudamiento y así su
dependencia actual de los mercados financieros.
Recuperar la capacidad de movilizar recursos
públicos es particularmente urgente en un contexto
como el actual, en el que es imprescindible que
el Estado emprenda programas de gasto robustos
y bien orientados. Por una parte, esos recursos
públicos debieran destinarse a paliar los enormes
costes sociales que genera la crisis sobre los sectores
más desfavorecidos de la población. Y por otra, la
inversión pública es imprescindible para reactivar la
economía y generar empleo, reorientando nuestro
modelo productivo con criterios de utilidad social
y sostenibilidad medioambiental.
La gestión monetaria también debería jugar a
favor de esta recuperación de la soberanía económica.
Son precisos bancos centrales que asuman
sus responsabilidades con la ciudadanía y dejen de
actuar como representantes de los acreedores (bancos
y otros agentes poseedores de deuda). Cuando los
estados lo necesiten, el BCE debería comprar su
deuda pública sin dilación y a unas tasas de interés
favorables (lo cual es contradictorio con sus estatutos
actuales), en vez de ofrecer esos tipos de interés
reducidos a los bancos privados para que sean ellos
los que financien a los estados a un coste mucho
mayor y enriqueciéndose con la operación . Lo que un banco central responsable
debe garantizar no es la alta rentabilidad de los
activos financieros —que es lo que hace prestando
dinero barato a los bancos en vez de a los estados—,
sino el establecimiento de condiciones monetarias
y financieras que colaboren en la reactivación de la
actividad económica y la generación de empleo.
En el ámbito financiero también tendrían que
tomarse medidas importantes, que contribuirían a
ganar margen de maniobra para una gestión económica
democrática y eficaz. En primer lugar, es precisa
una regulación bancaria y financiera estricta.
Las normas sobre productos financieros y sobre las
operaciones que pueden realizar los agentes deben
ser muy precisas (acabando con la llamada «banca
en la sombra», actividades financieras al margen
de cualquier supervisión), y así evitar que se produzcan
prácticas especulativas o, sencillamente,
demasiado arriesgadas; se ha comprobado que las
pérdidas derivadas de riesgos excesivos terminan
siendo socializadas a toda la población. En contra
del proceso privatizador en marcha, es vital recuperar
la presencia de una banca pública capaz de
operar con criterios de largo plazo y utilidad social,
que facilite crédito asequible a aquellas actividades
económicas prioritarias para la transformación del
modelo productivo y la generación de empleo. Este
aspecto, junto con la mayor capacidad financiera de
los estados, contribuiría a ganar autonomía frente
al sector financiero privado. Por último, medidas
dirigidas a controlar los movimientos de capitales,
tanto entre unos tipos de mercados financieros y
otros como entre distintos países, son imprescin-
dibles para garantizar un compromiso mínimo de
esos capitales con los proyectos a los que financian,
así como para evitar jugadas especulativas.
Suele argumentarse que la dictadura de los
mercados es infranqueable. Se sostiene que si un
país optara por instaurar controles de capital que
entorpecieran la especulación, o una normativa laboral
favorable a los trabajadores, los inversores lo
abandonarían prefiriendo destinos más atractivos.
Sin embargo, la UE brinda un escenario propicio
para instaurar este tipo de medidas. Pensemos que
casi el 70% del comercio exterior de los países de
la Unión tiene como destino un país europeo. La
competitividad externa que principalmente afecta
a los países de la UE, por tanto, reside en el propio
continente. Por eso sería perfectamente viable,
además de necesaria, la creación de un espacio económico
europeo basado en la cooperación entre
sus miembros: en lugar de competiciones a la baja
—rebajas fiscales, recortes salariales, alargamiento
de la edad de jubilación, ausencia de control al
capital financiero, etc.—, un espacio europeo que
funcionara de forma conjunta y coordinada, no
basado en una competición destructiva y cortoplacista
frente al país vecino, podría aplicar medidas
de signo completamente opuesto.
En particular, una verdadera integración
económica entre los países de la UE permitiría
instaurar un modelo laboral y de derechos sociales
convergente al alza. Frente al problema del
desempleo, se podría reducir la jornada de trabajo
(sin reducción salarial) y acortar la vida laboral, de
forma que el empleo existente (y con él, el ingreso)
se repartiera de forma más equitativa. Un reparto
más equilibrado del trabajo remunerado permitiría,
además, una distribución también más justa de los
trabajos no remunerados (trabajo doméstico y de
cuidados). El salario mínimo debe ser suficiente
para garantizar un nivel de vida digno, por lo
que se impone su equiparación a escala europea,
tomando como referencia los niveles más avanzados.
Una vez recuperada la capacidad para tomar
decisiones económicas, y desactivado el mecanismo
de competencia salarial actualmente vigente entre
los países de la UE, sería posible revertir el proceso
de ajuste salarial que lleva más de tres décadas en
marcha y que se ha profundizado con la crisis.
De esta forma, los costes asociados a la crisis se
distribuirían de forma equitativa, recayendo sobre
sus responsables y permitiendo a la población trabajadora
recuperar su capacidad adquisitiva y los
derechos económicos y sociales que le han sido re84
cortados en los últimos tiempos. Estos serían pasos
fundamentales que podrían servir como punto de
apoyo a partir del cual avanzar hacia una sociedad
verdaderamente democrática desde el punto de
vista económico.


Articulo de BIBIANA MEDIALDEA GARCÍA
Bibiana Medialdea García (bibiana@eco.uva.es):
Profesora de Economía Aplicada en la Universidad de
Valladolid. Doctora por el Departamento de Economía
Aplicada I de la Universidad Complutense de Madrid
(UCM) y experta en Cooperación, Desigualdad y
Desarrollo por el mismo departamento. También es
investigadora externa del Área de Economía y Género
del Instituto de Estudios Fiscales y miembro del consejo
asesor de la revista VientoSur.

jueves, 26 de abril de 2012


La Banca gana, señores.....

No es que quiera mezclar religión con economía, pero si que creo que tiene una correlacción según desde el punto de vista que se mire.
Esa avaricia y ese poder oscuro detras de grandes corporaciones de inversores y ahorradores, de grandes entidades bancarias que hunden paises enteros en su propio beneficio tiene  que ver, no ya con la figura del Anticristo físico pero si del espiritu en el cuál se proyecta.
Tenemos claro que todos los recortes, los cuales estamos sufriendo son consecuencia del mercado, os explico:
España tuvo una burbuja inmobiliaria, la cuál fue provocada por que el capital, o sea los bancos y grandes fortunas, vieron la oportunidad en el mercado inmobiliario de invertir ciertas cantidades con mayor margen de beneficio del que estaban obteniendo en el mercado de valores y por lo tanto inflar los precios por encima del mercado objetivo. Los gobiernos anteriores intencionadamente confabulados con las grandes riquezas y algunos sindicatos firmaron durante décadas la moderación salarial, a pesar de que la economía iba de fábula según algunos lideres políticos, acordemosnos de "España va bien".
Lo cuál al entrar en el Euro y perder poder adquisitivo benefició a los mismos de siempre, los bancos.¿Porqué?.
Menos poder adquisitivo significa que si queremos comprar algo que valga por encima de nuestras posibilidades tenemos que obtener un crédito, ahí es donde entramos en el juego de los bancos y entidades financieras. Hace unos años era todo muy fácil de conseguir, en el banco te daban prestamos para cosas inverosímiles presentando una nómina y poco más.
Pero esto se ha estado gestando durante décadas. Bajar los sueldos o moderarlos para que la gente común tenga que endeudarse viene de los setenta, donde el modelo financiero cambió.
No contentos con eso, los banco  a día de hoy tienen inmensas bolsas inmobiliarias en sus balances, en la cuenta de activos. Denominados activos tóxicos, los cuales no han bajado de precio porque necesitaban mantener de forma artifical sus balances "saneados", el Banco de España presumía de que los bancos españoles eran los mejores de Europa y resulta que son de lo peor según el FMI. Últimamente han necesitado socializar sus deudas con dinero de todos, para obtener un beneficio privado, el suyo.
No obstante no sólo eso les ha valido, el ansia de la banca vá más allá y en conjunción con otros fondos inversores, planes de pensiones etc, han conseguido hundirnos un poco más. ¿Como?
Trás la crisis del ladrillo y la deslealtad de muchos grandes y medianos empresarios mucha gente está en el paro, se pagan por inri menos impuestos y el consumo ha caido. Bien, con ello el gobierno ve menguados sus ingresos, casi cinco millones de parados necesitan sus prestaciones sociales, pero a la vez no pagan los impuestos que pagaban, y tampoco consumen como antes. Además gran parte de los impuestos, el de sociedades, o el de PAtrimonio los ha extinguido, formaban casi el 40% de ingresos. Las grandes fortunas pagan menos impuestos, el rendimiento del capital aporta mucho menos que el rendimiento del trabajo, por lo que con tanto parado, los ingresos del estado bajan.....y bajan....
Entramos en deficit, y tenemos que endeudarnos. El BCE tiene prohibido entre sus estatutos prestar a los Estados, ¿Que hace? prestar a los bancos a un interes bajo para que los Bancos presten a los Estados por un interés mayor. Ahí es donde entran las agencias de "descalificación" nada objetivas y obviamente influenciadas por sus dueños, los grandes inversores,bancos etc....especulando con la deuda de los paises para que los Estados paguen intereses más altos de los que tendría que pagar. A cambio de dar una vuelta de tuerca y exigirles recortes, pués la máxima prioridad es pagar a los Acreedores, aquellos que acabamos de salvar con nuestro dinero.
Ese doble juego de los bancos esta haciendo que se vayan saneando a costa de nuestra sangre, sudor y lágrimas. Obtienen beneficios directos de los fondos del Estado, pero además comprando deuda debidamente "inflada" por sus agencias. Y exigen recortes laborales, de sanidad, etc.
Cuando estén saneados no tendrán objeción de que entremos de nuevo en su juego, los préstamos, porque tendremos salarios más bajos y menos poder de compra, y con eso seguir ganando inmensas fortunas a costa de todo ciudadanos de a pie.
Porque no se soluciona esto. Porque no existirían los partidos políticos sin los bancos. En EEUU el dinero además de bancos y empresas privadas, los partidos los obtienen de donaciones privadas.
En España casi exclusivamente, además de los fondos públicos, vienen directamente de los bancos. Sino ¿como iba a condonar una deuda pendiente con el PSOE el Banco Santander de Botín, a cambio de liberar de la carcel a uno de sus ejecutivos?
Vamos hacia una revolución, que sea pacifica o violenta depende del gobierno, pero siempre los grandes cambios en la historia ha venido de la mano de la violencia, si el pueblo obtuviera el poder por la fuerza, muchos politicos serían encarcelados junto a banqueros y demás. No se si lo veremos pero el camino ha comenzado.
Viendo el percal este gobierno, esta prohibiendo casi el reunirse y manifestarse, recordando a antiguas leyes de la época de Franco, se está poniendo demasiado duro contra los manifestantes, y cualquier resistencia pasiva o activa será penada con cárcel y ha convertido en delito el quedarse parado mientras los agentes de la autoridad piden que nos disolvamos.
Hacen leyes a su medida, no a la nuestra, les han votado muchos millones pero no para que nos hundan a todos.
Están provocando una dictadura en beneficio de unos pocos, Los bancos y demás fortunas.
Recordemos la revolución francesa y su Guillotina. Gritemos Liberté¡¡¡

domingo, 8 de abril de 2012

Las otras crisis

Hoy en dia miramos a nuestro alrededor y nos damos cuenta del hedonismo que impera. Otra de nuestras grandes crisis es la espiritual. Y no me refiero a la religiosa, que también.
Estamos en una época en la cuál se es más cuanto más se tiene, más guapo y alto se es. Más pecho se tiene o más pene. El Hedonismo nos ha conquistado.
Nadie quiere preguntarse siquiera que quiere hacer mañana, imaginarios quien cuestiona por que va a luchar en un futuro,o que sueño quiere conseguir, que camino quiere tomar,o que va hacer con su vida.
Estamos en un momento de inmediatez, de facilidades, del mínimo esfuerzo.
De ser ricos sin arriesgar muchas cosas. De trabajar poco y ganar mucho. De estar incomunicados, ir a los centros comerciales para que el consumo sustituya una conversación con nuestra pareja o nuestros hijos.
Ya casi nadie se pregunta nada, todo ser da por hecho, somos zombies deshumanizados, no hay debate, la educación está perdiendo su estatus de cultivar el alma y hacer que nos contestemos introspectivamente nuestras inquietudes.
Nadie se para a pensar sus actos o actitud hacia los demás, nuestro yo más básico y primario es el que nos controla a diario.
¿A donde vamos?¿ Que nos depara el futuro, afín una aptitud crítica y objetiva?
Tendríamos que preguntarnos a diario, muchas cosas. Muchas respuestas están cerca y nos ayudaría a crecer, ya que no estamos aquí por nosotros, sino por los demás.

sábado, 7 de abril de 2012

La especulación no entiende de confianzas

Estamos viendo que aunque tenemos recortes inhumanos, que el gobierno ha creado un plan de austeridad espartano, que las consecuencias son graves para los más desfavorecidos. Que la pobreza aumenta en Europa de manera alarmante. Esto, señores, sigue igual.
La especulación es un juego donde el único fin es obtener beneficios a costa de cualquier interacción deshumanizada.
Humano es confiar, por lo que como estamos viendo la confianza no es motivo para que la deuda española ni la de ningún pais disminuya. Aunque parezca de perrogrullo que si damos confianza nos calificarán mejor. Como es constatable no es así, por el simple motivo que les dá igual lo que hagamos si su único motivo es obtener el máximo beneficio.
¿Culpables? Ahora preguntémosnos, a quien beneficia que la deuda por lo tanto el empobrecimiento de un país. ¿Quien está comprando nuestra deuda, no para ayudarnos, sino para enriquecerse? Fondos Estadounidenses, Chinos, etc...Pero lo más absurdo es que pese a no "creer" en las agencias privadas norteamericanas de calificación, Europa no hace nada para desvincularse de ellas. Algo pasa, y huele "raro".
La hipócrita confianza, es el instrumento para aumentar los recortes, no se si se es consciente que es puro teatro y no va a funcionar, o que esa serie de "Universitarios" de la élite Española que sacaron, o compraron sus títulos en universidades privadas, no tienen ni zorra idea de por donde les vienen las ostias.
Lo peor que su ineptitud, como en todos los ámbitos, es que perjudican siempre a los mismos, y ellos escapan de rositas.
Quizás alguien sesudo, lea esto e influenciado por los enormes tomos que estudió, o gracias a las chuletas en el examen, vea que la realidad es otra y que la confianza se compra. ¡JA¡.
Los sentimientos no se compran, pero además un ciego incluso ve más allá que todos los economistas juntos que no tienen ni zorra de como se mueve la avaricia humana y lo que es capaz de hacer. Lo estamos viendo, no es un invento.

jueves, 5 de abril de 2012

La incongruencia europea

Un país como China, a pesar de su dictadura sinulada, funciona tal como EEUU, porque todos van a una. La unión por un mismo objetivo hace que un país crezca, Brasil, Argentina, Finlandia. No es posible crecer con miles de crepúsculos que quieren separarse del nucleo, es luchar contra natura, pués cada uno mira por lo propio no por el bien ajeno. Como está pasando en Europa. Hace cinco años que pronosticaba la ruptura de la burbuja inmobiliaria, me tachaban de loco, ahora una revolución social europea y mundial, donde las masas se hagan con el poder esta germinando. E internet si logramos que no la controlen los gobiernos será de mucha ayuda.
Europa es una incongruencia una utopía que parecia realizable, pero se descompone con ayuda de intereses internacionales, dicese, agencias de calificación fondos de inversión chinos, etc....
Estamos en manos de especuladores que no hacen sino hundir el sueño europeo, a costa de la desgracia de su población, pero todo tiene un limite y la revolución ha comenzado, grecia es una bomba por explotar y la espoleta está en el aire, detrás de ella iran como fichas del dominó otros paises en circunstancias similares.

miércoles, 4 de abril de 2012

España se hunde gracias a Europa

Los recortes no valen para nada. Aunque parezca de lógica hacerlos. Son un mero truco para perder derechos en los países del sur. Sino como países con mayor deuda tienen mejor nota. La solución es romper con Europa. Finlandia ha salido gracias ha que ha podido devaluar su moneda, fuera del euro. Y ha dejado que sus bancos se hundieran. Para luego reflotarlos. Ahora esos bancos incluso están perdonando la deuda algunos hipotecados.
La dinámica Europea no funciona, mientras noos hunden.
No lo vemos pero Europa está muerta mientras financieramente estemos dependiendo de agencias de calificación americanas.
Nadie entiende como no se a creado unas agencias europeas.
Los políticos deberían ser valientes, aunque las consecuencias de salir de Europa sean difíciles, más difíciles son las decisiones que desayunan la soberanía de un pueblo en tercer plano.
El riesgo es alto, pero a largo plazo es beneficioso.